Samsung Galaxy Note 7, análisis:


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Era el terminal estrella. La culminación perfecta tras la evolución de varias generaciones. Pero el destino ha querido que los primeros pasos de este Galaxy Note 7 sean desastrosos. La peor pesadilla que Samsung hubiera imaginado jamás. En este análisis vamos a hablar de un teléfono que lamentablemente se ha visto obligado a dejar el mercado temporalmente por el peligro que supone a la hora de ponerlo a cargar. Volverá a las tiendas cuando el fabricante haya terminado las tareas de sustitución, así que mientras tanto, podrás echar un ojo a este análisis para saber exactamente si es el teléfono que andas buscando.

Resulta inevitable comenzar este artículo sin comentar el caso de las explosiones. Samsung confirmó un total de 35 casos relacionados con el problema de batería del Note 7, unas cifras que parecen estar ya cerca de las 70 sólo en Estados Unidos, por lo que la gravedad del asunto es algo más que evidente.

Se trata de un problema que técnicamente no volverá a aparecer en las nuevas versiones del Note 7 que se repartirán en el periodo de sustitución, por lo que teóricamente el problema estará más que solventado para entonces (la semana que viene ya empezará a llegar a Estados Unidos). Aun así, es evidente que los consumidores se sentirán reacios a adquirir el terminal para entonces, y eso es algo contra lo que Samsung tendrá que luchar. A día hoy no podemos recomendar la compra de un Galaxy Note 7 hasta poder saber con total seguridad que la nueva versión funciona sin problemas. En nuestro caso, la marca se ha puesto en contacto con nosotros para sustituir la unidad de pruebas por una en perfectas condiciones, por lo actualizaremos este análisis cuando hayamos realizado las pruebas oportunas. Mientras tanto, el análisis olvidará este aspecto y se centrará en el resto del terminal como si de una unidad normal se tratase.

La primera toma de contacto que tuvimos con el Note 7 nos lo dejó muy claro: era el mejor teléfono de Samsung que habíamos podido probar jamás. Ahora la cosa ha cambiado, y es que estamos ante el mejor androide que hemos probado nunca. En todos los aspectos. El software llega sin agobiar demasiado. Es cierto que el panel de Flipboard sigue apareciendo por defecto, pero siempre podremos retirarlo en el caso de que no lo usemos. La interfaz llega ahora con iconos más simples y minimalistas, ofreciendo una vista más limpia y menos recargada que en otras ocasiones. Se han incluido menos aplicaciones preinstaladas y hasta han reducido la suite del S-Pen para unificar todo en la aplicación Samsung Notes, un ejemplo más de la atención que han prestado a reducir los elementos al máximo.

Estéticamente Samsung ha vuelto a superarse. Paso a paso, han conseguido manipular el cristal de protección como nadie, llevándolo a ambos lados del terminal y culminando los biseles con una ligera curva que termina fusionada con el marco de aluminio 7000. Este Note 7 se siente muchísimo más cómodo en la mano que el S7 edge. Es una mezcla de tener un mayor tamaño de pantalla (nos obliga a abrir la mano un poco más y sujetarlo así mejor) y de ofrecer cantos más redondeados a ambos lados con una buena superficie de agarre en el bisel metálico. La continuidad entre el cristal y el aluminio está muy conseguida, una muestra más del excelente acabado que presenta el terminal. En esta ocasión, los cristales trasero y delantero mantienen una bonita simetría que lo hacen muy elegante, y que como hemos indicado antes, ayuda a agarrar mejor el teléfono.

Resulta curioso ver como este Note 7 hereda más del S7 edge que del Note 5, aunque la razón más simple sea quizás la de seguir con un diseño y una idea que ha cosechado bastante éxito en el mercado. Gracias a la pantalla curvada, las 5,7 pulgadas dejan el adjetivo gigante a un lado, ya que tanto en la mano como en el bolsillo, el Note 7 se siente más pequeño de lo que verdaderamente es. Los bordes superior e inferior siguen ocupando lo justo, y en el caso de los laterales, la pantalla curvada se encarga de alcanzar límites extremos.

Es muy bonito, aunque como siempre, para gustos los colores. Y precisamente tendremos varios colores a elegir. La unidad de pruebas que he recibido se corresponde a la versión azul coral, una modelo que personalmente no me termina de convencer (el marco de aluminio tiene un tono rosado) y que bajo mi punto de vista queda totalmente eclipsado por la versión en negro. El Galaxy note 7 de color negro es simplemente precioso, ya que fusiona todavía más la pantalla con el cristal y alcanza ofrecer un aspecto muy elegante que ninguna de las otras versiones consigue ofrecer. Además el bisel de acero llega en color oscuro, culminando un diseño redondo en cuando a estilo.

La pequeña protuberancia de la cámara sigue estando presente, un diminuto marco que apenas se aprecia y que en caso de molestar, rápidamente se olvida al ver los resultados de la cámara. Sí, es la misma cámara del S7 y S7 edge, por lo que no notaremos cambios en ese aspecto. Imágenes sensacionales, con un excelente rango dinámico y detalle. Aunque algo que sí ha cambiado es la aplicación de la cámara, siendo más sencilla y ofreciendo diferentes gestos con los que poder manejar la interfaz a una mano. Es francamente fácil hacerse al menú, y ahora es mucho más sencillo aplicar ajustes con un par de gestos y clicks. Una vez más, rebajando el nivel de complejidad de la interfaz y optando por la sencillez.

La cámara frontal sigue manteniendo una calidad un tanto mejorable. Los 5 megapíxeles hacen buenas fotos en condiciones favorables, pero en el momento que la situación se complique ligeramente, la imagen pierde bastante nitidez. Teniendo en cuenta la importancia de los selfies a día de hoy, Samsung debería mejorar este aspecto un poco más (en los iPhone la calidad de la cámara frontal es muy buena), y también deberían de desactivar por defecto el efecto belleza. ¡Por favor!

El doble clic del botón de inicio sigue siendo el aliado perfecto para lanzar la cámara cuanto antes, y además, gracias a la tecnología DualPixel (la que coloca dos fotodiodos en cada pixel del sensor) conseguiremos tiempos de enfoque extremadamente rápidos que sorprenderán incluso a la hora de hacer vídeos. Seguimos alucinando con los resultados tanto de día como de noche, algo que repercute en la memoria interna del teléfono (disponible en 64 GB y ampliable con tarjetas microSD), ya que no podemos hacer fotos sin parar.

Y ya que hablamos del botón, cabe destacar que he notado un mejor funcionamiento en el sistema de lectura de huella dactilar. En el S7 edge había ocasiones en las que el teléfono no reconocía correctamente la huella, pero en el caso del Note 7 (no se si debido a una mejor configuración inicial) el desbloqueo se realiza de manera especialmente rápida.

Pero si lo que quieres es desbloquear el teléfono cuanto antes, entonces presta atención al lector de retinas. Se trata de una tecnología que se estrena con el dispositivo y que funciona realmente bien. Sólo tendremos que pulsar un botón para que la pantalla de desbloqueo muestre la pantalla de lectura de retina junto al patrón de desbloqueo. Esto nos permitirá desbloquear el terminal dibujando el patrón en la pantalla o mirando simplemente al teléfono gracias al nuevo sensor infrarrojo colocado en la parte superior, junto al altavoz.

Es tan rápido, que hay ocasiones en la que no llegamos a vernos completamente en la pantalla, pero habrá casos en los que no funcione correctamente: al llevar gafas. Se trata de una limitación que supone un obstáculo físico ante la cámara y el sensor infrarrojo. El reflejo y grosor de los cristales afectan a la medición de las pupilas, por lo que el desbloqueo no funcionará correctamente en el caso de llevar determinadas gafas.

La lectura de iris es un método de seguridad bastante interesante que, además de ser rápido, es muy efectivo. Pero teniendo en cuenta que el lector de huellas ha mejorado bastante su funcionamiento, hay ocasiones en las que me resulta más fácil desbloquear con el dedo que elegir la opción de lectura de iris (sólo hay que deslizar hacia un lado de la pantalla) y orientar el teléfono correctamente hacia la cara. La opción del iris posiblemente sea bastante factible en un futuro terminal que elimine el botón home con tal de dejar el máximo espacio libre para un mayor tamaño de pantalla.

Pero recordemos, estamos ante un Note, ¿verdad? Eso implica una cosa: stylus. El lápiz del nuevo Note 7 llega completamente renovado, siendo resistente al agua (al igual que el teléfono) y montando una nueva punta de solo 0,7 milímetros que permite realizar trazos muy finos y de gran precisión. La sensibilidad se ha aumentado hasta los 4.096 puntos de precisión, y se nota, aunque las habilidades del stylus no llegan al punto de ofrecer las funciones de inclinación y presión del Pencil del iPad Pro.

Tal y como comentamos en la primera toma de contacto, las funciones del S-Pen han aumentado, incluyendo algunas curiosas como la creación de GIFs de hasta 15 segundos (una evolución de la función selección inteligente) o la traducción de textos en pantalla (reconociendo también texto en imágenes). La pantalla curvada no afecta a la hora de escribir en la pantalla, ya que la curva en el panel del Note 7 no es tan pronunciada como la del S7 Edge. Y si te estás preguntando qué pasaría al introducir del revés el stylus, tranquilo, no hay manera de guardarlo incorrectamente, por lo que no se repetirán episodios como el acontecido con el Note 5.

Naturalmente, otra seña identidad de los Note es el tamaño de la pantalla, y este Note 7 alcanza las 5,7 pulgadas. Como decíamos anteriormente, el panel curvado hace un trabajo excepcional a la hora de hacer creer que el teléfono no es tan grande. La resolución de la pantalla es de 2.560 x 1.440 píxeles, y la calidad del panel Super AMOLED vuelve a confirmar que si hay una cosa que Samsung hace bien son precisamente las pantallas Super AMOLED. Con ángulos de visión sensacionales, brillos y contrastes fantásticos y colores que parecen salir de la pantalla, el Note 7 convencerá nada más encenderlo. Curiosamente el software incluido incorpora una nueva función que añade un filtro azul a la pantalla para reducir la fatiga visual y no repercutir en el ciclo de sueño (ya sabes lo que cuesta pillar el sueño tras pasar un buen rato frente al móvil a oscuras). Es un filtro similar al que utiliza Apple con la misma intención, aunque en el caso del Note 7 no hemos visto ninguna opción para que se active automáticamente con un sensor ni nada parecido. Tendremos que activarlo manualmente.

El modo de pantalla siempre encendida ha recibido nuevas carátulas con las que mostrar la hora y cierta información de manera distinta al S7 edge. Es básicamente lo mismo, aunque con distinto formato. Aunque eso sí, ahora podremos realizar anotaciones con la pantalla apagada, ya que al desplegar el S-Pen podremos empezar a escribir una nueva nota en blanco y negro. Algo bastante curioso que he notado es que cada vez que se activa el modo siempre encendido el widget del reloj cambia de posición para evitar quemar la pantalla (algo que se apreciaba ligeramente en el S7).

Quizás el gran inconveniente que encontramos en el Galaxy Note 7 sea el listado de hardware. Y no, no es que sea deficiente, todo lo contrario. Estamos ante un poderoso teléfono que se coloca en lo más alto de la tabla, pero que debido al dominio de Qualcomm en el mercado, ofrece similar rendimiento a otros terminales del mercado. Esto podría decepcionar a algún que otro comprador que esperar encontrar un salto cualitativo en rendimiento, pero lo cierto es que el teléfono supera con creces la demanda de varias aplicaciones abiertas, cambios de ventana y navegación en general así que, ¿para qué pedir más?

El punto de inflexión pasa por tanto a otros factores, y ahí es donde entra en juego la batería. Curiosamente este Note 7 no ofrece una batería de mayor capacidad que la del S7 edge, pero en líneas generales el rendimiento es fantástico. Para que te hagas una idea, un vídeo en reproducción continua al 50% de brillo se mantiene activo durante 14 horas, 30 minutos menos que lo que puede conseguir el S7 Edge. Nada mal si tenemos en cuenta el mayor tamaño de pantalla y la batería de menor capacidad. Esto se traduce a más de un día de vida (casi dos) usando el terminal normalmente y dejando a la función Doze de Android que haga su trabajo.

¿Merece la pena comprar este Note 7? Como hemos comentado al principio de este análisis, la situación actual nos obliga a no recomendar la compra de este teléfono hasta que las unidades reparadas lleguen a las tiendas. De todas formas, teniendo en cuenta el perfecto funcionamiento durante nuestras pruebas, debemos de decir que el terminal cuenta con un potencial espectacular que junto al diseño y acabado lo colocan como uno de los teléfonos más completos de los últimos años.

La nota negativa llega quizás con su precio, ya que sus 859 euros de precio oficial puede que pesen al ver una lista de especificaciones repetitiva respecto al S7 Edge. Al menos subiremos al os 64 GB de almacenamiento, aunque los amantes de los accesorios deberán de tener en cuenta que las Gear VR de anterior generación dejarán de ser compatibles debido a la incorporación del puerto USB-C. Eso sin embargo no ocurrirá al revés, ya que gracias a un adaptador podremos usar los S7 y Note 5 con la nueva versión de las gafas.

Pero lo más importante es que hemos comprobado que Samsung ha sabido mejorar el trabajo y ha conseguido superar el buen sabor de boca que nos llevamos con los S7. El precio supone un importante hándicap porque lo convierten en un terminal caro, una cifra resulta difícil de justificar con el stylus, el nuevo diseño y una pantalla algo más grande. Entonces, ¿cuál es la razón? Es el mejor terminal androide del momento.
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubeby feather

Te gusta? Comparte con tus amigos!

Tu reaccion?
Amor Amor
0
Amor
Wacala Wacala
0
Wacala
Omg Omg
0
Omg
Lol Lol
0
Lol
Confuso Confuso
0
Confuso
Malo Malo
0
Malo
Geek Geek
0
Geek
WTF WTF
0
WTF

Samsung Galaxy Note 7, análisis:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Iniciar sesión

Restablecer la contraseña

Back to
Iniciar sesión